domingo, 2 de diciembre de 2007

La muerte de un joven y destacado maratonista

A veces la vida nos cobra precios muy altos, cuando queremos lograr alguna gran meta. Creo que este es el caso de Ryan Shay, quien a sus 28 años la muerte se lo llevó en aquello que era su pasión: El maratón


Más allá de los detalles médicos y algunos antecedentes históricos de que su cuerpo no soportaría mayores esfuerzos como lo que él quería...

Lo real es que esto nos permite ver el gran esfuerzo que deben hacer los deportistas profesionales en los diferentes deportes que practican.


Asimismo creo que hay decisiones en la vida que todos debemos hacer, según los riegos que tengamos.

Algunos escogen el riesgo otros prefieren una vida mas moderada, sin esforzarse por records mundiales.

En todo caso Ryan descansa en paz y estoy seguro que servirás a otros atletas, como tú, para que tomen esa decisión sobre su riesgo personal al hacer su máximo esfuerzo humano.


Hasta siempre.
CARLOS Tigre sin Tiempo



No hay comentarios:

Publicar un comentario