domingo, 30 de diciembre de 2007

La noticia más importante del béisbol surgió fuera del terreno, al darse a conocer el Reporte Mitchell sobre el uso de esteroides en las Grandes Ligas

ORLANDO -- Alex Rodríguez pegó 54 jonrones y empujó 156 carreras en la Liga Americana, Jake Peavy ganó la triple corona del pitcheo en la Liga Nacional, Barry Bonds quebró el récord de jonrones de Hank Aaron y los Medias Rojas de Boston conquistaron su segunda Serie Mundial en cuatro años.
Sin embargo, ninguno de ellos fue el gran protagonista o encabezó la noticia del año del béisbol de las Grandes Ligas en el 2007.

AP
George Mitchell incluyó en su reporte a casi todos.



El personaje del año fue George Mitchell, quien nunca ha consumido un turno o ha lanzado un pitcheo en béisbol profesional, y la noticia de la temporada no fueron los 80 millones de fanáticos que acudieron a los estadios ni los seis mil millones de dólares que produjo la industria (ambas cifras, récords en la materia), sino el reporte que preparó el antiguo senador acerca del uso de esteroides y otras sustancias en el pasado reciente.

Un año espectacular en los aspectos económicos y competitivos para las Grandes Ligas fue coronado el jueves 13 de diciembre con la publicación del Reporte Mitchell, una investigación de más de 20 meses que señaló a más de 80 jugadores como supuestos usuarios de sustancias, incluyendo potenciales miembros del Salón de la Fama como el lanzador Roger Clemens, el inicialista cubano Rafael Palmeiro y por supuesto Bonds.

En un gran legajo de 409 páginas, Mitchell resumió que durante más de una década el uso de esteroides se convirtió en parte de la cultura del béisbol sin que sus dirigentes hicieran algo por evitarlo.


Desde la publicación del documento, un grupo de jugadores admitió públicamente haber usado sustancias en algún momento de sus carreras, siendo los más notables el lanzador zurdo Andy Pettitte y el intermedista Brian Roberts, otros mantuvieron un notable silencio (el dominicano Miguel Tejada encabeza ese grupo) y al menos uno (Clemens) desmintió a Mitchell y amenazó con llegar a las últimas consecuencias para limpiar su nombre.


En sentido general, el Reporte Mitchell fue un resumen del pasado con algunas recomendaciones para el presente como forma de mejorar el futuro del béisbol.

La credibilidad del desempeño de Clemens está en duda
Mientras Bonds, Palmeiro, Tejada y Jason Giambi ya habían sido mencionados en otras investigaciones relacionadas a esteroides, la gran novedad del Reporte Mitchell fue el nombre de Clemens, quien casi siempre es considerado el mejor lanzador de los últimos 50 años y hasta las navidades del 2007 era considerado un seguro miembro de Cooperstown.

Ahora eso no luce que será tan fácil para Clemens, un ganador de siete premios Cy Young y 354 partidos.
Tampoco para Bonds, un siete veces Jugador Más Valioso y bateador de 762 jonrones, o para Palmeiro, uno de cuatro peloteros con 500 jonrones y tres mil hits en la historia del béisbol.

Mientras Bonds enfrenta en los tribunales una acusación de perjurio y obstrucción de la jusiticia por supuestamente haber mentido en una investigación federal que se realizó a un laboratorio que producía esteroides,
Palmeiro fue, en el 2005, la primera gran víctima del nuevo programa de detección de sustancias de las Grandes Ligas al ser suspendido poe 10 juegos por dar positivo a una prueba.

En ese momento, y aún no ha variado su posición, Palmeiro dijo que fue una vitamina B-12 que le dio Tejada lo que provocó que diera positivo, pero aún no ha podido explicar como el mismo Tejada dio negativo a todas las pruebas que le realizaron ese y los otros años a pesar de usar regularmente la misma vitamina.
De acuerdo al doctor Milton Pinedo, presidente de la Federación Dominicana de Medicina Deportiva y una eminencia en el área a nivel mundial, los esteroides comenzaron a usarse desde la década del ´30 y en la II Guerra Mundial (1939-45) fueron utilizados para acelerar la recuperación física de los soldados e incluso para mejorar el estado físico de los sobrevivientes.

En los deportes hicieron su debut en los cincuenta y según el confeso Rey de los esteroides, José Canseco, fue en los años ochenta que finalmente se hicieron comunes entre algunos beisbolistas.

"El uso de sustancias prohibidas con la finalidad de mejorar el desempeño deportivo es una de las tendencias actuales como consecuencia del profesionalismo, la comercialización y los fines de lucro que se observan en el mundo deportivo actual", comentó el doctor Pinedo.

Se atribuye a los esteroides y otras sustancias para mejorar el desempeño un papel preponderante en la explosión ofensiva que tuvo el béisbol en los últimos 20 años, cuando Canseco, Bonds, Alex Rodríguez y Alfonso Soriano fueron los primeros 40-40 (jonrones y robos) en una temporada; Bonds impuso las marcas de jonrones de por vida y en una temporada (73), Sammy Sosa tuvo tres años de más de 60 jonrones y Mark McGwire tuvo dos, entre otras notables hazañas.
Pero el hecho de que lanzadores como Clemens y Pettitte encabecen la lista de todo un batallón de lanzadores que son sospechosos o usuarios comprobados de esas sustancias pone en tela de juicio la supuesta ventaja que tuvieron los bateadores en el uso de esteroides (derivado químico de la hormona masculina llamada testoteronas) y hormonas de crecimiento humano (copias de la hormona somatotropina que genera el cuerpo para regular el crecimiento).

El reporte del ex senador Mitchell dejó más dudas que respuestas, pero podría ser considerado como la línea divisoria del "antes" y "después" del uso de sustancias de rendimiento en las ligas mayores.
No en vano, Mitchell y los esteroides fueron las figuras del 2007 en Grandes Ligas.


* Por Enrique Rojas de ESPNdeportes (27 de diciembre de 2007)

Enrique Rojas trabajó como analista de béisbol del programa de televisión "Súper Deportes" de Santo Domingo y fue corresponsal de Associated Press (AP) en la República Dominicana. Actualmente, es columnista de ESPNdeportes.com y de ESPN.com. Si tienes algún comentario, puedes escribirle a Enrique Rojas. Por favor lee este aviso legal antes de enviar tu comentario. Consulta su archivo de columnas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario