domingo, 30 de diciembre de 2007

Los Juegos Panamericanos de Río plasmaron las desigualdades

BUENOS AIRES -- Cayó el telón. Quedaron atrás las palabras, los cálculos. Las posibilidades y las adivinanzas a mitad de camino respecto de los subes y bajas. Las preseas de oro, de plata y de bronce están cinceladas en el medallero definitivo de un Río 2007, convertido en el decimoquinto capítulo de la historia de los Juegos Panamericanos.
Existen distintas variantes de análisis. Tomaremos los oros de los distintos países en la ciudad carioca y los compararemos con las conseguidas cuatro años atrás. Una manera de conocer los avances o retrocesos, a través de un prisma netamente deportivo, alejado de intereses de diferente tipo, tan proclive para ser utilizados por los responsables a la hora de rendir cuentas.
A simple vista, se debería hablar de un decaimiento del dominador, Estados Unidos, y de su constante perseguidor, Cuba, excepto cuando los cubanos despojaron al águila de la cima en La Habana 91, explotando al máximo la condición de ser locales.

Por primera vez, desde Chicago 59, los estadounidenses no pudieron sumar una centena de oros. Por primera vez, desde Caracas 83, los cubanos no consiguieron cristalizar más de 70 de sus aspiraciones doradas.

Pese a esas circunstancias, no debe verse como pérdidas de potencial. Se conoce la predisposición de Estados Unidos de no poner la mejor carne en el asador. Desde hace tiempo, sus participantes provienen del extracto B, C o D y con eso le basta para ser el líder del continente americano.

El caso de Cuba, 14 menos que en Santo Domingo, tiene en la gimnasia artística una de las razones. El retiro del notable Erick López no pudo ser cubierto. Entre los seis de él y las siete del total están el 50 por ciento de los oros desaparecidos. Perdió otras cuatro en judo; tres, en canotaje; dos, en lucha; una, en esgrima, y una, en boxeo, dentro de sus deportes tradicionales.

Todos los casos, menos el de boxeo, son los vaivenes propios de la renovación. El deporte de los puños sufrió la sangría de las deserciones de Guillermo Rigondeaux, bicampeón olímpico y mundial de amateur, y el welter Erislandy Lara, campeón mundial amateur, en plena competencia, que se agregaron a las de los campeones olímpicos Yan Barthelemy, Yuriorkis Gamboa y Odlanier Solís, quienes desertaron durante un viaje a Venezuela en diciembre último. Y a pesar de semejantes bajas, la escuela demostró su vigencia.

BRASIL, EN SU MEJOR PRODUCCIÓN
No llama la atención de ver a Brasil en el tercer lugar e incluso haber alentado un posible segundo puesto, capaz de hacer pensar a algunos de un posible derrocamiento de Cuba de esa posición. Cuando analizamos en adivinanzas a mitad de camino, establecimos la imposibilidad de que ello sucediera, teniendo en cuenta las medallas faltantes. Y así fue nomás.


Pereira sumó seis oros y un total de ocho preseas

El no causar sorpresa es por ser algo esperado, consecuencia de un plan

comenzado hace un tiempo que empieza a rendir sus frutos. A esa se sumó tener a Río como ciudad sede y esa condición siempre otorga un buen condimento. En Winning 99, los canadienses tuvieron su más alto nivel y estuvieron a seis preseas de Cuba, pero retrocedieron en el 2003. Brasil quedó a cinco de los cubanos. Entonces, vale la pena preguntarse, ¿podrán los brasileños mantener este rendimiento?

Si tomamos a los nadadores Thiago Pereira, de 21 años (seis oros), César Cielo Filho, 20 años (tres oros y a 20 centésimas del récord mundial de 50m, libre) , Kaio Marcio Almeida, 22 años (tres oros) notaremos que son los herederos de Xuxa Scherer y Gustavo Borges.

Existe un plan, no sólo en la natación, sino en los deportes no tradicionales en ese país y los resultados lo demuestran a través de actores jóvenes. No es casualidad ni localismo. El ministro de Deportes anunció ayer: "La ley de incentivo al deporte duplicara los fondos provenientes de las loterías y de las empresas federales". Brasil puede y tiene material humano para seguir avanzando.
Canadá dejó de ser tercera después de diez Juegos, a pesar de lucir diez oros que en Santo Domingo. Volver a ese lugar de inmediato dependerá más de Brasil que de sus deportes bases.

MÉXICO, AL COMPÁS DE LAS MUJERES Y EL AVANCE DE COLOMBIA
La atleta Ana Guevara, repitiendo por tercera vez en 400m, y Paola Espinosa, la reina de clavados (tres preseas doradas) encabezaron el grupo de mujeres, que le otorgaron a México diez de sus 18 conquistas y elevar levemente la balanza a su favor, porque de las 20 del 2003 se le deben descontar la tres de pelota vasca, ausente en esta ocasión. Juan David Galván salvo, mediante una estupenda actuación, el honor de los fondistas y México seguramente está pensando en encarar su Guadalajara 2011. La mexicana Ana Guevara mostró su dominio

En los últimos 20 años, desde Indianápolis 1987, Colombia se había acostumbrado a terminar por debajo de México, Venezuela y Argentina, pero en esta ocasión luchó de igual a igual con los mexicanos y se adelantó a los argentinos y venezolanos.

Durante esos 20 años, los logros arribaron de la mano de las pesas y el ciclismo. Para alcanzar esta sexta posición esos deportes tuvieron el aporte del squash, el patinaje -que venía con altibajos-, el boxeo, el tiro y el tiro con arco. La evolución es producto de una estrategia de trabajo y en eso ssustenta Andrés Bottero, presidente del Comité Olímpico Colombiano, con la mente puesta en el gran salto dentro de ocho años.

La Argentina trajo la ilusión de subir. A altura hora, lo salvó de descender el dobles de tenis. Finalizó en la séptima ubicación como en Santo Domingo.

Siempre se apunta a la falta de dinero. Es verdad. Pero, a la vez es verdad que los escasos fondos existentes se los distribuye no como debiera ser, porque cuenta como enemigos a las federaciones manejadas por dirigentes no aptos para dirigir y se desperdician a valores jóvenes promesas de futuro, cuyos padres solventan los gastos de sus hijos hasta donde pueden.

Para emprender el camino debido, el estado deberá mejorar su aporta, se tendrá que dividir el deporte competitivo del deporte social. Material humano existe. Basta observar al garrochista Germán Chiaraviglio, al remero Sebastián Fernández o Manuel Correa, en kayak. Debe primar el sentido común. Es la única fórmula para no continuar sufriendo las amargas decepciones.

Venezuela bajó dos posiciones. Tuvo dos seis oros menos y cayó al octavo lugar. Particularmente pensaba, después de los Juegos ODESUR, de una actuación muy superior, teniendo en cuenta lo realizado en Buenos Aires y lo manifestado por sus representantes del enorme apoyo gubernamental en todos los aspectos. Es necesario esperar un tiempo para saber el rédito de la inversión.

HECHOS PARA TENER EN CUENTA
Chile y Ecuador son dignos de mantener en cuenta. Los chilenos sumaron seis oros, cuatro más respecto del 2003, construidos por el ciclismo, yachting, karate, pesas y remo. Ecuador cinco en vez de las tres últimas. El machista Jefferson Pérez comandó el lote y la sorpresa la dio el fútbol. La República Dominicana mantuvo el noveno lugar, aunque ver tropezar a su ídolo Félix Sánchez en la última valla, cuando se encaminaba al triunfo, la cubrió de amargura.

De los 42 países reunidos, 19 obtuvieron preseas doradas. De esas 19, cuatro lograron una: 4, se llevaron plata y bronce; 9, sólo bronce, y 10, regresaron con sus maletas vacías. O sea, más del 50 por ciento no pudo disfrutar al escuchar su himno, un 30 por ciento tuvo su héroe nacional por una plata o un bronce y casi el 25 por ciento sólo hizo acto de presencia, como Aruba (175km cuadrados, 98.000 habitantes y cinco representantes) o San Vicente y las Granadinas (389, 119.000 y cuatro atletas).

Les presenté el reverso de los Juegos Panamericanos y Olímpicos. Muy pocos lo observan encandilados por el fulgor de las estrellas, impactados por las modernas infraestructuras y la avanzada tecnología, pero forma parte de ellos, similar a cualquier tipo de desigualdad existente en el bendito planeta tierra.


*Por Eduardo Alperín/ESPNdeportes/Archivo EFE y AP

Eduardo Alperín es periodista deportivo desde 1958. Fue prosecretario de deportes del diario La Nación de Buenos Aires y cubrió los Juegos Olímpicos de Montreal 76, Moscú 80, Los Angeles 84, Seúl 88, Barcelona 92, Atlanta 96, Sydney 2000 y Atenas 2004. Fue jefe de prensa del Comité Olímpico Argentino entre 1995 y 2002. Actualmente, cubre el área de prensa de ESPN Sur y es columnista de ESPNdeportes

No hay comentarios:

Publicar un comentario