lunes, 24 de marzo de 2008

Equipo de Maradona venció en la altura al de Evo Morales

Miriam Burgués, de Efe, presenta una crónica del partido amistoso jugado en el Hernando Siles de La Paz, en el que un combinado argentino desafió a la altura y derrotó 7 a 4 a uno boliviano. Aquí está:



El resultado del partido de este lunes entre el combinado del presidente de Bolivia, Evo Morales, y el del ex futbolista argentino Diego Maradona fue lo de menos, ya que los once goles marcados fueron contra la FIFA y su veto al fútbol en altura.

"Le hemos demostrado a la FIFA que se puede correr en esta cancha", afirmó Maradona en el intermedio del encuentro disputado en el estadio Hernando Siles de la ciudad boliviana de La Paz, a casi 3.600 metros sobre el nivel del mar, y que concluyó con la victoria por 7 goles a 4 de los argentinos.

"No le tenemos miedo a la altura", subrayó al recalcar que nadie, "ni Dios y menos (el presidente de la FIFA, Joseph) Blatter", puede prohibir que se juegue al fútbol en estadios de considerable altitud. Fue una hora de fútbol que también sirvió para recaudar alimentos y vituallas para las más de 95.000 familias afectadas en todo el territorio boliviano por el impacto del fenómeno climático de "La Niña", que también ha causado al menos 73 muertos.



Además de Maradona, en el combinado "azul" que se impuso por 7 goles a 4 a la selección local, estuvieron los ex futbolistas argentinos Diego Latorre, Esteban Pogany y Mathías Almeyda.

Por la parte boliviana, jugaron junto a Morales varios de sus ministros, agentes de su seguridad personal y algunos de los futbolistas que disputaron el Mundial de Estados Unidos de 1994.

Fue la segunda visita de Maradona a La Paz en 29 años, pues la primera la hizo cuando era juvenil en 1979 con el Argentinos Juniors.

Al comienzo del encuentro, el ex astro argentino bombeó un balón que se quedó corto y, apenas un minuto después, Morales hilvanó una buena jugada que no pudo culminar bien.

La primera gran oportunidad para Bolivia vino de la mano del actual seleccionador de la "verde", Erwin Sánchez, cuyo disparo se fue por poco por un lateral de la portería defendida por Pogany (m. 5).

A pesar de que pudo verse que los años no pasan en vano para algunos, el "Diablo" Echeverry se movió con bastante rapidez y fue uno de los más activos del conjunto boliviano.

Bolivia atacó más durante los primeros minutos del choque y eso se tradujo en el primer gol (m. 10), obra de Mora, uno de los agentes de la seguridad del presidente Morales.

Instantes después, Maradona convirtió con la zurda un penalti e igualó el partido.

Con buenas llegadas al área de Echeverry, "Pichicho" Borja y el propio Morales, Bolivia se veía cerca del segundo tanto e incluso algún participante menos ducho como el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, se animó con lanzamientos lejanos.

Una inteligente jugada del "Diablo", que se internó por la banda, culminó en un gran pase a Morales, que engañó al arquero argentino para hacer el 2-1 (m. 22).

Maradona no quiso ser menos que su amigo Evo, hoy rival, y apenas cuatro minutos después volvió a empatar el partido.

En el descanso, el ex astro argentino fue condecorado con la orden al mérito civil "Libertador Simón Bolívar" por su contribución al deporte mundial y, además, Echeverry le entregó una camiseta de la selección boliviana.

La misma energía que demostraron ambos equipos en el primer tiempo volvió a emerger en la segunda mitad, en cuyo inicio los argentinos se adelantaron en el marcador con un gol de Latorre (m. 32). La buena racha del combinado "azul" se prolongó con los tantos anotados por Carrario y Fernández (m. 41 y 42).

A Morales se le vio poco en el área rival en el segundo tiempo, así que tuvo que aparecer para salvar a Bolivia "Chicho" Suárez, que convirtió dos goles en apenas cinco minutos.

Echeverry pudo hacer el 5-5, pero atajó bien Pogany y después Latorre incrementó la ventaja de los argentinos (m. 53).

Con el partido a punto de concluir, Maradona marcó el tercero de su cuenta personal y el séptimo para los suyos, un golazo que sirvió para recordar a las casi 20.000 personas que acudieron al Hernando Siles las razones por las que es considerado una leyenda del fútbol mundial.

Miriam Burgués (EFE; 17 marzo 2008)



No hay comentarios:

Publicar un comentario