jueves, 29 de diciembre de 2011

Luis Suárez: Gesto obsceno y/o Racismo?

El delantero uruguayo del Liverpool Luis Suárez recibió hoy un nuevo partido de sanción y una multa de 20.000 libras (31.000 dólares) por haber mostrado el dedo medio de la mano a los aficionados del Fulham, según anunció hoy la Federación Inglesa de Fútbol (FA).


Fútbol inglés, Premier League, Fulham, Luis Suárez, Liverpool  FC

El uruguayo se encuentra ahora en trámites de apelación de otra sanción de ocho partidos por presuntos insultos racistas hacia el lateral francés del Manchetser United Patrice Evra.

Suárez enseñó el dedo medio de su mano izquierda a la grada del estadio de Craven Cottage durante la derrota de su equipo por 1-0 ante el Fulham el 5 de diciembre.
El Liverpool también fue multado con 20.000 libras por no controlar durante aquel partido a sus jugadores, que reaccionaron mal ante la decisión del árbitro, Kevin Friend, de expulsar al mediocentro Jay Spearing tras cometer una entrada peligrosa.
Suárez se perderá el partido del viernes ante el Newcastle United.
Londres (DPA), 28 Diciembre 2011

"¿Puede ser racista alguien así?"

El abogado del futbolista ratificó que apelará a la suspensión de ocho fechas que le impuso la Federación inglesa por “ofensas” a Evrá
Jueves 22 de diciembre de 2011
Fútbol inglés, Premier League, Liverpool FC, Selección uruguaya, Eliminatorias Brasil 2014,  Insultos racistas
(AP/Reuters)
Montevideo (DPA) La suspensión por abuso racial dispuesta por la Federación Inglesa de Fútbol contra el delantero uruguayo Luis Suárez, del Liverpool, se transformó en una “causa nacional” en Uruguay.
El jugador deberá cumplir ocho fechas de suspensión en su equipo y pagar una multa de 40.000 libras, conforme dispuso la Federación Inglesa. Ello como colofón a la acusación del futbolista Patrice Evra, el 15 de octubre último.
A pedido del atacante uruguayo, el abogado Alejandro Balbi, vinculado al club Nacional de Montevideo ratificó que se apelará la resolución. También mostró una fotografía en la que se ve al deportista junto a un niño de raza negra, ambos sonrientes. El letrado, al ver la imagen, afirmó: “¿Puede ser racista alguien así?”.
URUGUAY PROTESTA
La pena impuesta despertó una “causa nacional” en Uruguay, con reacciones de aficionados a través de redes sociales, de compañeros de la selección, de la Asociación Uruguaya de Fútbol y del gobierno del país, consignó en su edición de hoy el diario “El Observador”.
El ministro uruguayo de Turismo y Deportes, Héctor Lescano, expresó que se comunicará con el jugador “para trasmitirle la cercanía por esta situación que le está tocando vivir”. Y agregó: “Hoy me encuentro sorprendido con la severidad de la medida que es desproporcionada”.
En Uruguay “hay una cierta indignación por el cariz que ha tomado este hecho”, dijo por su parte el director nacional de Deportes, Ernesto Irureta.
“Este fallo no tiene argumentos sólidos. Luis es una víctima. No entiendo cómo un jugador como Evra puede hacer esto. Está rompiendo todos los códigos del fútbol”, expresó el capitán de la selección uruguaya, Diego Lugano, que milita en la liga francesa.

"Te pego porque eres negro"

- La federación inglesa de fútbol publicó el día de Nochevieja el supuesto diálogo entre Luis Suárez
y Evra durante el Liverpool-Manchester United del pasado 15 de octubre:
-¿Por qué me pegas?, preguntó Evra, según la declaración del defensa del United.
-Porque eres negro, respondió Suárez.
- El lateral izquierdo francés le retó a que lo repitiera, amenazándole con golpearle.
-No hablo con negros, repelió Suárez.
- Evra volvió a amagar con agredirle y Suárez insistió:
-Dale, negro, negro, negro.
- Suárez ha sido sancionado con ocho partidos de suspensión por estas declaraciones. El Liverpool tiene hasta el día 13 para apelar contra la decisión federativa.


RACISMO SIN FIN

A vueltas con el racismo en los campos de fútbol, los ingleses vuelven a encender el debate sobre dos casos iguales, pero a la vez muy distintos: los de Luis Suárez, delantero del Liverpool, condenado a ocho partidos de suspensión por sus insultos racistas a Patrice Evra, defensa del Manchester United, proferidos el 15 de octubre pasado en Anfield, y John Terry, capitán del Chelsea y de Inglaterra, pendiente de declarar ante los magistrados de Londres el 1 de febrero también por unos supuestos insultos a Anton Ferdinand, del Queen's Park Rangers, el pasado 23 de octubre en Loftus Road.
Los seguidores del Liverpool se quejan del castigo sufrido por Suárez mientras que la decisión sobre Terry se alargará en el tiempo. La diferencia radica en que a Terry le acusó un testigo del público y, en consecuencia, la Fiscalía General del Estado pidió a la policía que le imputara por "un delito de alteración de orden público con agravante racial". El juicio no empezará hasta semanas después de la declaración de Terry y la federación inglesa no entrará a estudiarlo hasta la resolución. En nada favorece al central del Chelsea en su retorno a la capitanía inglesa, tras 13 meses apartado de ella por un escándalo sexual, a las puertas de la Eurocopa de Polonia y Ucrania.
En el caso de Suárez no hubo testigos ni imágenes en las que leer los labios, pero sí un informe demoledor de la federación publicado el pasado sábado, en la tarde de Nochevieja. Este se basa en los testimonios de los dos afectados. Da toda la credibilidad a Evra y ninguna a un Suárez "dubitativo". Según la federación, el enfrentamiento verbal, de un par de minutos, transcurrió así:
-¿Por qué me pegas?, preguntó Evra.
-Porque eres negro, respondió Suárez.
El lateral izquierdo francés, de origen senegalés, retó al delantero uruguayo a que lo repitiera amenazando con golpearle.
-No hablo con negros, apuntó Suárez.
Evra volvió a amagar con agredirle y Suárez insistió:
-Dale, negro, negro, negro.
El cruce de descalificaciones fue en castellano, puesto que Evra es políglota y lo ha aprendido de algunos de sus compañeros del United. Lingüistas contratados por la federación concluyeron que el uso del término "negro" por parte de Suárez no fue un intento conciliador ni de inicio de una conversación. Y la federación amenaza al futbolista con "una suspensión permanente" si reincide dos veces. El margen de apelación del Liverpool es hasta el día 13, periodo en el que Suárez podrá jugar los tres próximos partidos. Si admitiera la culpa, cuatro de los encuentros descontados podrían ser de la Copa.
Siguiendo la estrategia de su entrenador, el escocés Kenny Dalglish, el Liverpool ha cerrado filas en torno a Suárez. "Sería conveniente que nos dijeran qué podemos y qué no podemos decir en el campo", le justificó Dalglish. Antes de un choque contra el Wigan, los Diablos Rojos lucieron una camiseta con su nombre, lo que fue interpretado como un mal gesto por Paul McGrath, antiguo defensa negro del United. "Habría preferido que llevaran camisetas contra el racismo", declaró. Otro clásico del Liverpool, sin embargo, el exdelantero John Barnes, habló de "una caza de brujas" contra Suárez, aunque siempre ha defendido la "tolerancia cero" contra el racismo.
James Lawton, veterano periodista de The Independent, recordó precisamente los abusos sufridos durante tantos años por Barnes y Mark Walters para pedir el final de "las reminiscencias del racismo". Lawton suscribe la firmeza del dictamen federativo por lo que supone de poner la moral por delante del propio interés y critica el victimismo del Liverpool ante la supuesta conspiración en su contra de los tentáculos del United.
En esta línea, Piara Power, directora de Europa contra el Racismo en el Fútbol, pide al Liverpool un cambio de actitud: "En un club de fama internacional, la vehemencia de su campaña
[de defensa de su jugador] está dañando su reputación".
Evra declaró ante la federación que no creía que Suárez fuera una persona racista, atendiendo a los orígenes mestizos de la familia del delantero uruguayo, así como a su participación en proyectos multiculturales.
Elegido entre los 23 candidatos al Balón de Oro, Suárez nació en Salto (Uruguay) en 1987, pero se trasladó a Montevideo junto a su madre, soltera y sus seis hermanos. En 2005 comenzó su carrera profesional en el Nacional y un año después se marchó al Groningen, en el que inició un ascenso meteórico en la Liga holandesa, alcanzando la cima en el Ajax en el curso 2009-2010: capitán, máximo goleador con 49 tantos y campeón del torneo. Pero no estuvo exento de episodios desagradables, como cuando un año después mordió un hombro a Otman Bakkal, del PSV, siendo suspendido por siete partidos y apodado El Caníbal del Ajax.
Para paliar la marcha de Torres al Chelsea, el Liverpool le fichó en enero de 2011 por 26 millones de euros y, al contrario que Carroll, cuya contratación fue mucho más cara, su rendimiento fue alto de inmediato, honrando el dorsal 7 de Keegan y Dalglish y llevando a los reds desde la 12ª posición hasta la sexta. Cincuenta y dos veces internacional con Uruguay, Suárez fue semifinalista en el Campeonato del Mundo de Sudáfrica 2010 y campeón de la pasada Copa América, jugada en Argentina. Todo le iba sobre ruedas hasta que dos minutos salvajes frente a Evra han puesto su carrera al borde del precipicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario