lunes, 13 de febrero de 2012

Casi linchan a boxeador filipino en Argentina por ganar

Esta es una situación que debe evitarse en el futuro. Es decir, siempre debe haber vigilancia policial en todo espectáculo deportivo, de tal manera que se cubra la seguridad de los boxeadores participantes, y del publico mismo que solo quiere divertirse en algún espectáculo deportivo. 


En el mundo siempre habrán personas de mal vivir que aprovechen cualquier oportunidad para sacar a relucir su salvajismo. 

Por otro lado también hay otros aficionados que por estar borrachos, drogados o frustrados sacan toda su furia irracional contra personas inocentes, pudiendo causar líos o hasta asesinatos. 


Por eso siempre es necesario el contar con el respaldo de la policía o fuerzas de seguridad que neutralicen a estos desadaptados. 


Hasta siempre.
CTsT. 

***************************************************************




Asi informo el diario “la razon” sobre esta noticia: (12 febrero del 2012)


Tras el combate con el filipino Casimero, donde el argentino perdió en el décimo round, el público invadió el ring y todo terminó en una batalla campal. Lamentable...

No es muy común ver estas situaciones, pero la pelea entre el argentino Luis Lazarte y el filipino Johriel Casimero terminó siendo un papelón. Este último ganó por nocaut técnico en el décimo asalto y se quedó con el título minimosca interino de la FIB

El combate estuvo plagado de irregularidades y acciones antideportivas como gran cantidad de cabezazos, golpes bajos y hasta patadas pero lo que nunca se pensó llegó una vez finalizada la pelea, cuando una gran parte del público presente en el gimnasio del club Once Unidos de Mar del Plata empezó a tirar sillas sobre el ring. Y de paso otro grupo del sindicato de recolectores de residuos de Mar del Plata -al que pertenece Lazarte- aprovechó la volteada y entró al cuadrilátero a agredir al filipino y a quien estaba cerca.

Las imágenes de TyC Sports que transmitió la pelea reflejaron la locura -con lluvia de sillas incluida- que se vivió ante la pasividad de la policía local y la huida apresurada del pugil visitante, su entrenador y el árbitro estadounidense Eddie Claudio.

Un aviso fue el sexto round. El marplatense venía abajo en la pelea y después de recibir el primer descuento de un punto, por un golpe bajo y no por una mordida evidente sobre el hombro de su rival (el árbitro no lo vio), el argentino le gritó al juez: “¿Vos querés salir vivo de acá?”.

Casimero conectó una potente izquierda cruzada y tiró a Lazarte, que resistió una primera cuenta, en el noveno. Lo volvió a tirar sobre el cierre del round, el árbitro le contó hasta siete al argentino pero detuvo la cuenta cuando sonó la campana, en contra de lo que dice el reglamento de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Esa alternativa le dio el minuto de descanso a Lazarte pero en el décimo el filipino volvió a derribar a Lazarte. Esta vez, el árbitro frenó el combate y dio por vencedor a Casimero. En ese momento se desató la batalla campal... Una noche que quedará en el recuerdo. Muy lejos del deporte y muy cerca de la locura.

A los 40 años, Lazarte quedó con un registro de 49 peleas ganadas (18 de ellas por nocaut), 11 perdidas y dos empatadas. En tanto, Casimero, de tan sólo 21 años, acumuló 16 triunfos (10 de ellos expeditivos) y dos reveses. 


Veamos otro vídeo sobre este bochornoso incidente:




Finalmente un vídeo de Espn sobre este incidente:

http://espndeportes.espn.go.com/videohub/video/clipDeportes?id=deportes:1465560

No hay comentarios:

Publicar un comentario