jueves, 16 de febrero de 2012

Jeremy Lin, del sofá de su hermano a la gloria

Jeremy Lin se ha vuelto toda una sensación en el campeonato de basketbol en USA, debido a que hasta hace poco nadie lo conocía o le daban mayor oportunidad de alternar en el cuadro titular de los Knicks de New York; sin embargo cuando se le dio una oportunidad, debido a lesiones o ausencias de fuerza mayor de los titulares, el entro y ya van 7 partidos que juega muy bien y su equipo sigue en racha triunfal.


Incluso en el partido anterior, numero 6, hizo una canasta espectacular de 3 puntos, cuando faltaban segundos para terminar el partido, y de esa manera le dio el triunfo a su equipo y una gran alegría a  todos los hinchas del buen basketbol.


A continuación comparto varias fotos que he recopilado de los principales diarios de New York, donde obtuvo los titulares principales, sobre este partido con un final de infarto.


Asimismo, mas abajo, muestro tres reportajes, con mas detalles y análisis, del periodista Robert Alvarez sobre los dos últimos partidos de Basketbol de la NBA en USA y la destacada actuación de Lin. Incluyendo en Taiwan


Hasta siempre.
CTsT

********************************************************************************
Jeremy Lin, base de los Knicks de Nueva York de origen taiwanés, suma más de 25 puntos y ocho asistencias de media en los seis últimos partidos

De los cientos de historias de la NBA esta es probable que rápidamente acabe siendo adaptada para un guion cinematográfico en Hollywood. Jeremy Lin es el protagonista. Y hasta el responsable de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, ha confirmado que el presidente Barack Obama, aficionado a un deporte que practicó hace algunos años, "está impresionado y al día de las historias que se publican". 
Lo más asombroso es que este jugador, nacido hace 23 años en Palo Alto (California), hijo de unos emigrantes de Taiwan y [1]licenciado en económicas por la Universidad de Harvard, hace apenas 12 días dormía en el sofá del apartamento de su hermano en Nueva York, en el anonimato. Sí, ya era jugador de la NBA desde hacía poco más de una temporada. Pero entró por la puerta de servicio porque no fue drafteado ?


los equipos eligen a las mejores promesas poco antes de cada verano? y apenas jugó ni en su primer año con Golden State ni tampoco en los primeros meses de este curso con los Knicks de Nueva York. Estaba acostumbrado a buscarse la vida, desde muy joven. 



Tras licenciarse en Harvard, participó en pruebas para ocho equipos y solo Golden State le ofreció un contrato. "Todo el mundo se centra en mi origen asiático o en mi religión", cuenta Lin, inmerso en la tremenda vorágine mediática que ha suscitado su explosión deportiva, "para mí lo más importante es que soy un jugador de baloncesto".





Base de 1,91 metros, Lin era un jugador marginal, el peor pagado de toda la plantilla de los Knicks, con un [/1][1]contrato no garantizado hasta esta misma semana, de algo más de medio millón de euros. Por eso, por si los Knicks finalmente prescindían de él, decidió vivir con su hermano, Josh, estudiante en la Universidad de Nueva York. Había estado jugando en la Liga de Desarrollo, una especie de segunda división de la NBA. Hasta que D'Antoni, desesperado por la crisis de resultados y la escasez de jugadores dado que otro base experimentado, Baron Davis, recayó de una lesión, decidió repescarlo. Entonces empezó la volcánica explosión de un jugador que suma más de 25 puntos y ocho asistencias de media en los seis últimos partidos. Además de dirigir con soltura a su equipo, se ha prodigado en las penetraciones a canasta y se ha mostrado eficaz en el tiro, incluso en los triples. 



El último, a falta de nueve décimas para el final, sirvió para darle la victoria a los Knicks en su partido en Toronto (87-90), ante los Raptors de Calderón, que en esa jugada no logró reaccionar lo suficientemente rápido para defenderle. Esos seis partidos los han ganado los Knicks, casi todos, además, sin el concurso de sus dos figuras, Carmelo Anthony, lesionado, y Amare Stoudemire, que reapareció en Toronto tras perderse varios encuentros debido a la muerte de su hermano en un accidente de tráfico.

Las historias sobre Lin empiezan y no acaban. Se habla sobre su intenso trabajo en julio, durante el cierre patronal, cuando viajó con sus padres a la provincia china de Guangdong, donde se entrenó con los Dongguan Leopards. Confesó a uno de sus compañeros de entonces que no se atrevía a efectuar más de dos tiros si fallaba uno. Ese mismo compañero le invitó a que lanzara miles de tiros en los entrenamientos y que en los partidos no dejara de tirar. Así lo hizo cuando contabilizó hasta 38 puntos en la victoria de los Knicks ante los Lakers.

Stoudemire le compara, por algunas características de su juego, con su excompañero en Phoenix, Steve Nash: "Sabe buscar y encontrar a los compañeros mejor situados en la cancha, es generoso, estudia las defensas de los rivales y sabe la mejor manera de superarlas. Es lo que uno quiere de un base, un tipo que facilite las jugadas y mantenga a todos involucrados en el juego. Era de lo que estábamos hablando todo el año, y finalmente ha sucedido".


* Texto por ROBERT ÁLVAREZ 15/02/2012


*******************************************************************

Un receso para Lin y Ricky

El meteórico base se queda en 10 puntos pero los Knicks suman su séptimo triunfo seguido ante Sacramento (100-85). El español aporta seis puntos, siete asistencias y cuatro robos a la victoria de Minnesota ante Charlotte (105-100)


Jeremy Lin, la sensación de la NBA, el base que en seis partidos ha pasado de la nada a la gloria, se tomó un respiro en su volcánica irrupción y, gracias al fácil triunfo de los Knicks ante Sacramento (100-85) pudo dedicarse a observar toda la parafernalia que se ha montado a su alrededor en el Madison Square Garcen. Decenas de pancartas ingeniosas, un montón de camisetas con su número, el 17, y la afición encantada por la transformación observada en su equipo, uno de los más decepcionantes durante los últimos años.
Los Knicks iban otra vez camino del desastre cuando su entrenador, Mike D'Antoni, entre la espada y la pared según crecientes rumores, le dio minutos de juego a la perla de origen tawianés. El resultado no ha podido ser más espléndido: siete victorias encadenadas y un juego rutilante por parte de un jugador que engancha a su público y concita la atención mediática mundial. Por eso, y dada la relativa facilidad con la que los Knicks doblegaron a Sacramento, D'Antoni envió al banquillo a Lin, pero esta vez no para postergarlo sino para preservarlo de la extenuante exigencia que plantea una competición que no da tregua, con un sinfín de partidos comprimidos en muy poco tiempo.
Lin se quedó por primera vez en esta racha por debajo de los 20 puntos, concretamente en 10, pero batió su récord de asistencias, con 13, durante los 26 minutos que estuvo en la cancha . Suma 136 puntos en sus cinco primeros partidos como titular, más que ningún jugador otro jugador en la historia de la NBA. Ahora, se tratará de ver como mezcla con Carmelo Anthony, la figura del equipo, que está a punto de reaparecer tras una lesión. Por el momento, su entendimiento con la otra estrella del equipo, Amare Stoudemire, parece pleno.
Minnesota, pese a que finalmente solo ganó por 105-100 a Charlotte, no pasó ningún tipo de apuros ante el peor equipo de la NBA. Los Bobcats suman 26 derrotas y solo han logrado tres victorias. Ricky Rubio solo jugó 25 minutos en los que aportó 6 puntos, un rebote, 7 asistencias y 4 robos de balón. La pareja interior formada por Love y Pekovic volvió a rendir a un excelente nivel con 30 puntos y 18 rebotes para el primero y 21 puntos y 11 rebotes para el segundo. Su rendimiento cada vez se parece más a la pareja que formaron la pasada temporada en los Grizzlies Marc Gasol y Zach Randolph, que está en la recta final de su larga recuperación de una operación.
Memphis gana, Toronto pierde
Los Grizzlies también vencieron por 100-105, tras un final en el que New Jersey se condenó a base de pérdidas de balón. El jugador del partido fue Speights, el sustituto de Randolph en el equipo titular, que logró 20 puntos y 18 rebotes. Marc Gasol sumó 12 puntos, 7 rebotes y 3 asistencias.
Calderón mantiene el buen nivel estadístico de sus últimos partidos pero los Raptors continúan perdiendo. Esta vez su verdugo fue San Antonio Spurs (106-113). El base español sumó 16 puntos, 3 rebotes y 11 asistencias. A las bajas de Bargnani y Bayless se añadió la de Kleiza. Por los Spurs, el mejor fue Parker, con 34 puntos y 14 rebotes.
Derrota de Oklahoma
Una de las relativas sorpresas de la jornada fue la victoria de Houston ante Oklahoma por 96-95. Kevin Dutant, con 33 puntos, y Russell Westbrook, con 22, se quedaron demasiado solos en el ataque de los Thunder. Serge Ibaka más discreto que en su anterior partido y logró 6 puntos, 5 rebotes y 4 tapones. Kevin Martin, con 32 puntos, lideró a los Rockets y Scola aportó 15 puntos. Los Thunder, aún así, continúan líderando la Conferencia Oeste.
Rudy bien, Denver mal
Rudy Fernández aprovechó los 20 minutos de que dispuso para sumar 14 puntos, pero Denver fue barrido en Dallas, donde perdió por 102-84 en un mal partido, sobre todo, los jugadores exteriores de los Nuggets, Lawson, Afflalo y Brewer. El equipo de George Karl está notando las ausencias de Gallinari y Mozgov.
Otros resultados: Orlando, 103; Philadelphia, 87 (17/14 Dwight Howard). Boston, 88; Detroit, 98 (35 de Rondo). New York, 100; Sacramento, 85 (15/10 Fields). Cleveland, 98; Indiana, 87 (22 Kyrie Irving). Milwaukee, 89; New Orleans, 92.

* Por ROBERT ÁLVAREZ, 16/02/2012
*******************************************************************************



Jugador de la NBA desata la locura en Taiwán

Jeremy Lin
La prensa taiwanesa se volcó por completo a cubrir cualquier noticia que tenga que ver con Jeremy Lin y su familia.
Jeremy Lin comenzó el mes como un desconocido en la NBA, un basquetbolista en la banca de los Knicks de Nueva York que no había jugado ningún partido profesionalmente.
El pasado martes anotó un triple en el último segundo contra los Raptors de Toronto y le dio a su equipo su sexta victoria consecutiva. Para ese momento se había convertido en el jugador de baloncesto del que todos hablaban.
Pero no sólo los estadounidenses están orgullosos de este base. Casi al otro lado del mundo, en Taiwán, de donde son originarios los ancestros de Lin, se ha convertido en un héroe local.
Lin es el primer estadounidense descendiente de taiwaneses que juega en la NBA. No sólo ha logrado meterse en una liga en la que se ven pocos jugadores asiáticos; de la noche a la mañana se ha convertido en una sensación en la cancha.
Fue elegido el jugador más valioso de la semana pasada y es el segundo atletar asiático en alcanzar ese honor en la NBA. El primero fue el chino Yao Ming, que recientemente se retiró.
La locura por Lin capturó la imaginación de millones de fanáticos del baloncesto en los Estados Unidos, China y otras partes de Asia. Ahora Lin goza de cientos de seguidores en las redes sociales.

"Nunca rendirse"

Se estima que tres millones de personas vieron cada uno de sus partidos en Taiwán. Hay una cobertura constante acerca de él en los medios, con los canales de televisión soltando titulares cuando lleva a los Knicks a la victoria.
"Cuando juega Jeremy, los seguidores taiwaneses sostienen la bandera nacional de Taiwán. Es poco habitual que Taiwán tenga la oportunidad de mostrar su bandera internacional en eventos de tan alto perfi. Esto es muy alentador para el pueblo ... Tendrá un impacto positivo en la imagen global de Taiwán."
Michael Lee, subsecretario de general de la Asociación de Básquet taiwanesa.
Los periódicos taiwaneses ponen su foto en las primeras planas e incluyen reportajes de varias páginas.
"Se ha convertido en un nombre familiar en Taiwán. Hasta la gente que no juega al baloncesto habla de él", dice Michael Lee, subsecretario de Asociación de Baloncesto taiwanesa. "Lo tratamos como un orgullo de Taiwán".
Los padres de Lin nacieron en Taiwán. A pesar de que el jugador nació y se crió en Estados Unidos habla mandarín y ha visitado la tierra de sus padres para entrenar a jugadores jóvenes.
Los taiwaneses lo consideran un hijo del país, y hasta sus familiares allí atraen la atención de los medios.
"Estoy tan feliz de que juegue baloncesto tan bien. Es el mejor", le dijo a la prensa Linchu Amien, la madre de Lin.
En el condado de Changhua, hogar del padre, se habla de nombrarlo ciudadano honorario, dijo un vocero del gobierno local a la BBC.
El año pasado, Lin le dio clases a los niños en un campamento de Changhua. El Taipei Times citó a Wu Cheng-liang, una estudiante que recibió las enseñanzas del jugador. La chica recordaba que los estudiantes le preguntaban a Lin cómo un jugador asiático como él podía competir con algunos de los más musculosos jugadores de la NBA.
Lin los instó a "nunca rendirse". "Con práctica tuve la oportunidad de superarlos", dijo Lin según lo cita Wu. "Simplemente no se rindan ante nada y nunca se subestimen a sí mismos".
Jeremy Lin
Sus demostraciones de talento han sido definitorias en los últimos partidos de los Knicks.
En la mañana del miércoles (martes por la noche en Estados Unidos) los bares deportivos y cafeterías de Taipei estaban llenos de gente, a pesar de ser un día laborable, para ver el partido de los Knicks frente a los Raptors, celebrando cada punto anotado por Lin.
Ayudó a los Knicks a conseguir su sexta victoria consecutiva anotando seis puntos cruciales en los últimos segundos del juego.

Ignorado

Lin fue ignorado por los cazatalentos de algunos de los mejores equipos universitarios estadounidenses, antes de llegar a Harvard.
Fue uno de los varios jugadores que tuvieron que ocupar la posición de base escolta, mientras el titular del puesto en New York se recuperaba de una lesión y otro de los mayores anotadores del equipo estaba de baja.
Una impresionante demostración de Lin que contribuyó a la victoria de los Knicks le aseguró más minutos en la cancha. Y después, un lugar en la alineación inicial.
"De él puedo aprender que mientras uno no se de por vencido, el éxito no estará lejos"
Randolph Cheng, estudiante de diseño interior de 18 años.
Así, se convirtió en la inspiración de muchos jóvenes asiáticos, especialmente de aquellos en Taiwán. Aman mirar partidos de la NBA, pero rara vez ven jugar a alguien que se parece a ellos, especialmente como estrella del equipo.
"Tener a alguien con el mismo color de piel que nosotros en la NBA nos hace sentir más cerca del juego", explicó Tsai Ming-juang, un estudiante de 22 años.
"Es como, Oh, tenemos un compatriota jugando. No es simplemente ver a gente que no tiene conexión directa con nosotros", añadió.
"Nos sentimos muy orgullosos y quizás tengamos más y más oportunidades de jugar en la NBA; y ya no seremos excluidos para sólo ser parte de la audiencia, y veremos más y más asiáticos jugando".
Lin impresionó a sus seguidores no sólo por sus habilidades en la cancha, sino también por su determinación para sobreponerse a los obstáculos y a su capacidad para sacar el máximo de cada oportunidad.

Ejemplo

"De él puedo aprender que mientras uno no se de por vencido, el éxito no estará lejos", opinó Randolph Cheng, un estudiante de diseño interior de 18 años.
El éxito de Lin, tanto en sus estudios como en el deporte, ha animado a la sociedad taiwanesa a repensar su creencia tradicional de que los adolescentes deben poner a un lado sus intereses, y hasta su pasión, para que les vaya bien en la escuela y obtengan un empleo bien pagado, según opinó Michael Lee.
Lin también ayudó al pueblo de Taiwán a tener más confianza.
Fans de Jeremy Lin
Jeremy Lin despierta pasiones tanto en Estados Unidos como en Taiwán.
"Su altura es de sólo 191 centímetros. Taiwán tiene muchos jugadores de baloncesto con ese tipo de físico. Entonces, es sólo cuestión de tener confianza en nosotros mismos", explicó Lee.
Lee y otros planean invitar a Lin a jugar por Taiwán, con la intención de fomentar el segundo deporte más popular de la isla, que lucha contra la falta de financiación a través de de la publicidad.
Más allá de su dribbling, visión de juego, habilidad para hacer pases, y para tirar al aro, Lin es una fuente de tremendo orgullo en Taiwán.
Muchos en el país sienten que a la isla no se le ha dado el respeto que merece porque no está oficialmente reconocida como un país por Naciones Unidas. China la considera una provincia suya.
Se espera que teniendo una sensación del deporte como Lin se le de a Taiwán algo de la atención internacional que a menudo anhela.
"Cuando juega Jeremy, los seguidores taiwaneses sostienen la bandera nacional de Taiwán", explica Lee. "Es poco habitual que Taiwán tenga la oportunidad de mostrar su bandera internacional en eventos de tan alto perfil".
"Esto es muy alentador para el pueblo de Taiwán", agrega. "Tendrá un impacto positivo en la imagen global de Taiwán".

No hay comentarios:

Publicar un comentario