martes, 21 de agosto de 2012

Samia Yusuf Omar, la atleta que conmovió a Pekín 2008 muere en una patera


La somalí Samia Yusuf Omar había conmovido al mundo con su carrera en los 200 metros en los Juegos Olímpicos de Pekín, donde llegó última, pero demostró el verdadero espíritu olímpico, pero no pudo repetir su participación en Londres pues murió en el intento de llegar en una patera a las costas italianas.
La triste historia de Samia ocupa hoy las primeras páginas de los medios de comunicación italianos que citan las declaraciones de algunos de sus compatriotas somalíes, que aseguran que la atleta se embarcó en Libia con dirección a Italia buscando una nueva vida, pero murió en la travesía.
El mediofondista somalí Abdi Bile, medalla de oro en los 1.500 metros en el Mundial de atletismo de Roma, en 1987, fue el encargado de contar a la prensa durante una reunión del Comité Olímpico Nacional de Somalia qué había sido de aquella chica de 17 años que conmovió al público del estadio Olímpico de Pekín, que aplaudió su llegada en solitario a la meta con diez segundos de retraso respecto al resto de las atletas.

"Ha sido una experiencia bellísima, he portado la bandera de mi país, he desfilado con miles de atletas del mundo", expresó Samia tras su experiencia olímpica al volver a Mogadiscio.
Por ello había continuado pese a todas las dificultades a entrenarse duramente en el destartalado estadio olímpico de la capital somalí para poder volver a participar en unos Juegos Olímpicos.
El entrenador de Sami, Mustafa Abdelaziz, confirmó al «Corriere della Sera» que la atleta se embarcó este verano en una patera para intentar llegar a Italia y seguir su carrera deportiva ante la falta de fondos de su país.
Su madre, explicó Abdelaziz, vendió incluso un pequeño terreno para financiar su viaje y que pudiera así cumplir su sueño y tener una vida alejada de las guerras y la precariedad. "Los supervivientes de ese viaje comunicaron la lista de las personas que habían fallecido durante la travesía y allí estaba su nombre. Nos quedamos helados. Sabíamos que el viaje hacia Occidente es peligroso, pero no nos podíamos imaginar que ella sería una de sus víctimas", agregó Abdelaziz.
Samia nació en 1991. Era la mayor de seis hermanos, hija de una vendedora de frutas y su padre murió en uno de las múltiples conflictos que se viven en el país. Su amor por el deporte la llevó a practicar atletismo, pero también natación y baloncesto.

En mayo de 2008, Samia se coronó campeona africana de los 100 metros y con solo 17 años desembarcaba en Pekín para hacerse abanderada del lema del barón Pierre de Coubertin, lo importante no es ganar sino participar. El mar Mediterráneo acabó con todos sus sueños.
* EFE, 20/08/2012

sábado, 18 de agosto de 2012

La dignidad de la mujer saudí en Juegos olímpicos 2012


Llamados los de las Mujeres, los Juegos Olímpicos de Londres han establecido un récord de participación, logros y representación universal de las mujeres. El 45% de los 10.500 participantes han sido mujeres mientras que en Pekín representaban el 42% y tan solo el 25% en Barcelona 1992, en los que incluso hubo 34 equipos nacionales sin ninguna mujer.

Por primera vez, las mujeres han competido en todas las disciplinas y los 204 países participantes han competido con mujeres en sus equipos, incluyendo a Arabia Saudí, Catar y Brunei, que también lo hicieron por primera vez. El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el belga Jacques Rogge, dijo que este hecho “fue un gran estímulo para la igualdad de género”. Ciertamente, lo es.
Sin embargo, aunque en Londres se batieron récords por y para las mujeres, el récord sin batir de la desigualdad de género sigue en pie y requiere que se tomen medidas urgentes para poner fin a las prácticas discriminatorias. Esto no es solo un asunto de las mujeres, sino que trata de valores humanos básicos y del espíritu y los ideales de los Juegos. El compromiso del Comité Olímpico Internacional y una mayor cobertura de los derechos de las mujeres y de la igualdad de género durante los de Londres 2012 dan un impulso para lograr mayores progresos en los próximos, los de Río 2016.
No es solo un asunto de las mujeres. Se trata de valores humanos básicos y del espíritu y los ideales de los Juegos
El debut del boxeo femenino en estos Juegos puso en evidencia algunos de los retos a los que se siguen enfrentando las mujeres en lo relativo a la vestimenta, la percepción y los estereotipos de género. Aunque las boxeadoras probaron que pueden pelear, hubo alguna tentativa inicial de forzarlas a usar faldas para ayudar a los telespectadores a identificarlas y diferenciarlas. La disputa de las faldas causó indignación en todo el mundo. La Asociación Mundial de Boxeo decidió dejar a las mujeres la posibilidad de elegir su vestimenta, poniendo así punto final a la controversia.
Otro revés que sufrió la igualdad de género en los Juegos fue la discriminación en los viajes de avión. Leí en la prensa que Japón hizo viajar a su equipo de fútbol masculino a Europa en primera clase mientras que el femenino —eran las que defendían el título de campeonas mundiales— viajaron en clase turista. La prensa también mencionó que los equipos masculinos de baloncesto y de fútbol de Australia viajaron en primera clase mientras que los femeninos viajaron en clase turista, aunque las mujeres han ganado más medallas que los hombres. Japón y Australia están ahora examinando sus políticas relacionadas con los viajes de los deportistas.
Además de los estereotipos y la discriminación de género, otro asunto que los medios de comunicación destacaron fue un caso de abuso y explotación sexual. Kayla Harrison, competidora de yudo de Estados Unidos, es ahora una inspiración para todo el mundo no solo por su excelencia olímpica, sino también por su temple para sobreponerse al abuso sexual a manos de su primer entrenador cuando tenía 13 años.
La judoca saudí Wojdan Shaherkani ante la puertorriqueña Melissa Mojica / O. PANAGIOTOU (EFE)
Kayla sufrió en silencio durante tres largos años porque su preparador le dijo que tenían que mantener su relación en secreto para no meterse en líos. Luchando contra la depresión e incluso ideas de suicidio, llegó al punto de que no pudo aguantar más. Se lo contó a una amiga, quen se lo dijo a su madre, la cual llamó a la policía. Daniel Doyle admitió su culpa y fue sentenciado a diez años de prisión. Entonces, Kayla se entrenó con un nuevo técnico y ganó la medalla de oro. “Una de las cosas más importantes que he sacado de todo esto es que se es víctima solo si uno permite serlo”, declaró a los medios.
El poder que tienen los deportes de contribuir al empoderamiento de las mujeres y de las niñas es innegable. La participación en los deportes permite a las mujeres y las niñas entrenarse para ser las mejores, incrementando sus capacidades y confianza, a tal punto que les acompañará toda la vida. Con todo, la desigualdad persiste y priva a las mujeres de alcanzar su potencial.
Un estudio hecho en Reino Unido concluyó que solo el 0,5% de los patrocinios comerciales se destina al deporte femenino
Un estudio hecho en Reino Unido concluyó que solo alrededor del 0,5% de todos los patrocinios comerciales de los deportes se destina a los femeninos mientras que el 61% se destina a los masculinos pese a que las mujeres están obteniendo cada vez más fans y un porcentaje mayor de audiencia. El mismo estudio señala que los deportes femeninos solo obtienen el 5% de cobertura mediática y que el 43% de las adolescentes considera que no tiene suficientes modelos femeninos de conducta.
El sexismo en los deportes también se manifiesta en las brechas salariales; en la cobertura de los medios, que se centra más en la apariencia que en el desempeño; en la falta de un acceso equitativo a todas las instalaciones y los equipos deportivos, en los tiempos de entrenamiento y los entrenadores; en las competencias, la financiación y en una escasa representación y liderazgo en las instituciones deportivas.
Las activistas han pedido al COI que cumpla con la meta de 1996 de que las mujeres ocupen el 20% de los puestos en los consejos directivos de los 204 comités nacionales y de las 35 federaciones deportivas. En la actualidad, tan solo el 10% de esos puestos está ocupado por mujeres. Esperamos que más mujeres ocupen puestos directivos junto a los hombres en un futuro cercano, alcanzando e incluso superando la meta estipulada del 20%.
La corredora qatarí Noor Hussain Al-Malki se lesionó durante la prueba de 100m. /ADRIAN DENNIS (AFP)
La excelente cobertura hecha por algunos periodistas sobre estos temas, así como el desempeño y la determinación de las mujeres deportistas presentes en Londres, ha creado conciencia y esperanzas en todo el mundo. La primera mujer saudí en participar en los Juegos, la yudoca Wodjan Ali Seraj Abdulrahim Shahrkhani, lo expresó claramente: “No tengo duda de que mi participación en estos Juegos puede aumentar la participación de las mujeres en todos los deportes”. Me gustaría agregar que su participación, aunque no condujese a una medalla olímpica, fue toda una victoria para Arabia Saudí.
Durante los Juegos de Londres, las mujeres han roto muchas barreras. Ahora necesitan y merecen que se les otorgue igualdad de condiciones. Como dijera el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en la inauguración de los Juegos, el juego limpio y la dignidad para todos son ideales compartidos por el Comité Olímpico Internacional y por Naciones Unidas.
Para hacer prosperar esos ideales, ONU Mujeres está uniendo fuerzas con el COI para promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en el mundo de los deportes y en las sociedades de todo el mundo.
Michelle Bachelet fue presidenta de Chile y es la actual directora Ejecutiva de ONU Mujeres.

Nadal se enfrenta al síndrome de Hoffa


Tras renunciar a los Juegos Olímpicosy a los torneos obligatorios de Toronto, Cincinnati y el Abierto de Estados Unidos, Rafael Nadal admitió hoy a la agencia Efe cuál es la dolencia que le mantendrá apartado de las pistas un mínimo de 78 días. “No es la misma lesión en el tendón del pasado, es algo diferente”, explicó en referencia a los dolores que viene sufriendo desde hace más de un lustro en los tendones cuadricipitales y rotulianos de ambas rodillas. “Esto es positivo. Los tendones están muy recuperados en comparación a hace tres años, se han regenerado muy bien. He tenido un problema en la grasa de Hoffa, que la tengo inflamada, un poco fibrosada, y hay que recuperarla”.

El tenista padece el síndrome de Hoffa en la rodilla izquierda: la inflamación de la zona de grasa situada detrás del tendón rotuliano y debajo de la rótula. Eso provoca dolor en el conjunto de la articulación, en algunos pacientes solo con caminar, lo que en los casos más agudos obliga a pasar por el quirófano. En el caso del mallorquín, la dolencia apareció en febrero, justo después de su maratoniana final del Abierto de Australia (perdió con el serbio Novak Djokovic tras 5h53m); llegó a ser intolerable antes de las semifinales del torneo de Miami (marzo), que decidió no disputar; y fue a duras penas combatida durante toda la gira de tierra. Luego llegó la hierba, y con ella comenzó una batería de resonancias, ecografías, antiinflamatorios y consultas médicas que han dejado al español sin competir desde que perdió en la segunda ronda de Wimbledon. Nadal sueña con volver a jugar entre el 14 y el 16 de septiembre, en las semifinales de la Copa Davis que enfrentarán a España con Estados Unidos en Gijón. Su presencia, sin embargo, aún no se puede dar por segura.
Nadal sueña con volver a jugar entre el 14 y el 16 de septiembre, en las semifinales de la Copa Davis
“Aún necesita dos o tres semanas de tratamiento”, le aseguraron a este diario fuentes conocedoras de los dolores del número tres mundial, que ha vuelto a dejar de entrenarse con raqueta. En estos momentos, el mallorquín trabaja a diario con Rafael Maymò, su fisioterapeuta particular, que ataca el síndrome de Hoffa con una mezcla de kinesioterapia, movimientos excéntricos con gomas que utiliza a modo de resistencias, termoterapia, iontoferesis, tratamiento con láser y fisioterapia manual. “Una cosa muy completa”, resumieron esas fuentes, que también explicaron por qué los plazos de inactividad del mallorquín (primero 15 días antes de los Juegos, extendidos luego a otros 15 durante estos), se han ido ampliando: “La rodilla no tiene los mismos plazos que la competición. Lo que se intenta es adaptar su recuperación al calendario competitivo del tenista, que no es el mismo que el de la articulación, y que además es muy exigente. Lleva mucha tralla”.
Si tengo que jugar menos, lo haré. Lo que sea para alargar mi carrera
Al renunciar a las cuatro últimas citas previstas en su calendario, Nadal ha puesto en peligro el número tres mundial, que podría pasar a manos del británico Andy Murray en función de su resultado en el Abierto de Estados Unidos. Ese es un dato menor en el esquema que manejan el mallorquín y su equipo. El campeón de Roland Garros 2012, según argumentan en su entorno, ha optado por la prudencia para asegurarse así más años de carrera. En 2005, una lesión en un pie amenazó con poner fin a su vida como tenista cuando esta apenas había empezado. La solución fueron unas plantillas que cambiaron sus apoyos. En consecuencia, se modificaron también todas las dinámicas que unían sus músculos, tendones y huesos. Al tiempo, aparecieron los dolores articulares, las cintas en las rodillas, el martirio que pasaba alternativamente de los tendones rotulianos a los cuadricipitales. Ahora, asumido el sinsabor de renunciar a los Juegos y a ser el abanderado de España, una oportunidad única, ya no hay prisas por volver, no hay urgencias que valgan. Toca, según aseguraron fuentes de su equipo, “resetear las rodillas”. “Un parón para que curen, duren y desaparezca el dolor”
Como dijo el mismo Nadal en IB3: “Haremos un planteamiento nuevo y probablemente a partir de ahora tenga que jugar más pista de tierra que en dura, que me perjudica más. Si tengo que jugar menos partidos al año, lo haré, si tengo que cambiar los torneos a jugar, lo haré. Lo que sea para alargar mi carrera”. ¿El sueño? Los Juegos de Río 2016.

 /  Palma de Mallorca / Madrid 17 AGO 2012

viernes, 10 de agosto de 2012

Un gimnasta surcoreano sale de la pobreza extrema tras ganar el oro


Un empobrecido gimnasta surcoreano no solo ganó el oro olímpico en salto de caballo, también recibió más de medio millón de dólares en donaciones, con lo que pasó a ser una persona rica en solo unos días.
Por muchos años, Yang Hak-seon, que ganó el primer oro olímpico en gimnasia masculina el pasado lunes, vivía con su familia en un pequeño túnel en un área rural de la provincia de Jeolla, a 200 kilómetros al suroeste de la capital de Corea del Sur.

Cubierta con unas delgadas hojas de madera y plástico, la estructura hechiza que servía de vivienda casi fue destruida por las fuertes lluvias hace dos años, de acuerdo con la prensa surcoreana.

Luego de que los problemas financieros de Yang salieron a la luz tras su triunfo olímpico, varias compañías ofrecieron ayuda a la nueva estrella.

La última donación por 444.000 dólares fue del director general del Grupo LG, Koo Bon Moo, que anunció este jueves que el regalo es para ayudar a Yang a olvidar sus problemas financieros y dedicarse al entrenamiento.

Yang, que tras su victoria dijo que quería construir una casa para su familia, también hará realidad ese sueño, de acuerdo con medios locales.
El director general de la compañía de construcción Samla Group anunció esta semana que construirá un departamento para el atleta valuado en 190.000 dólares. Yang y su familia podrán mudarse al apartamento para finales del próximo año, dijo Oh Woo-hyun.

Nongshim, el fabricante de las sopas instantáneas favoritas de Yang, también ofreció a la familia “cantidades ilimitadas de sopas instantáneas”, de acuerdo con un comunicado de prensa.

Por si las necesidades de Yang no están aún cubiertas por las donaciones corporativas, él también puede usar 88,800 dólares donados por el presidente de la Asociación de Gimnasia de Corea.
Pocos, incluido su propio entrenador, estaban al tanto de la difícil situación económica de Yang hasta los Juegos Olímpicos de Londres.
El entrenador solo sabía que Yang era un hombre joven con un talento nato para la gimnasia, dijo Cho Sung-doe a CNN.
Desde que su padre perdió su trabajo en una fábrica debido a una lesión, Yang ha apoyado a la familia con su modesto salario de la Asociación de Gimnasia de Corea, complementando el ingreso que su padre obtiene trabajando parte de su tiempo en una granja, según reportes.

De acuerdo con su perfil olímpico, Yang comenzó entrenando gimnasia a la edad de nueve años. Como adolescente, emergió como un contendiente en eventos internacionales cuando logró el primer lugar en salto de potro en los Juegos Asiáticos de 2010.
En Londres 2012, el joven logró una puntuación de 16.533, dejando detrás a sus competidores, el ruso Denis Ablyazin, que obtuvo plata; y el ucraniano Igor Radivilov, que logró el bronce.

*CNN (9 Agosto 2012)


jueves, 9 de agosto de 2012

Anatomía de un récord olímpico

Usain Bolt reúne las tres cualidades clásicas de unos juegos olímpicos: citius altius fortius. Después de correr los 100 metros lisos en tan sólo 9,63 segundos, el atleta jamaicano todavía es el más rápido, el más alto y el más fuerte del mundo.

A pocos días de cumplir los 27 años, el plusmarquista se encuentra en la edad de máximo rendimiento deportivo sobre pista, según un estudio publicado el año pasado en la revista Age. “El nacimiento marca el rendimiento deportivo, alcanza su máximo a los 26 años, y luego disminuye hasta el día de su muerte”, explica a SINC Jean-François Toussaint, científico francés del Instituto de Investigación Biomédica y Epidemiología del Deporte (IRMES) y coordinador del trabajo.

En los juegos olímpicos, alcanzar un tiempo récord se ha convertido en toda una hazaña. “Ya se han conseguido el 99% de los récords mundiales y, si prevalecen las condiciones actuales, la mitad de ellos no mejorarán mucho más de un 0,05% en 2027”, escribe Toussaint en otra de sus publicaciones. El trabajo, publicado en PLoS ONE, analizó 3.263 récords mundiales desde la celebración de la primera competición olímpica de la era moderna hasta Pekín 2008. Según las conclusiones, los récords fueron habituales entre 1896 y 1968, pero a partir de entonces empezaron a disminuir. 

Por si fuera poco, el mismo centro de investigación demostró que en el 64% de las pruebas de atletismo no ha habido mejoras desde 1993, después de analizar los resultados individuales de los mejores deportistas durante el último siglo para establecer una ‘ley de progresión’.

Centésima arriba, centésima abajo, las previsiones estadísticas varían mucho en función del factor que se tenga en cuenta para predecir una nueva marca. Reza D. Noubary, matemático de la Universidad de Bloomsburg (EE UU), calculó que el récord de los 100 metros lisos alcanzaría los 9,40 segundos hacia el año 2040. “Creo que Bolt se podría haber superado si hubiera trabajado el tiempo de reacción. Él está de acuerdo conmigo en que el récord mundial se parará en los 9,40 segundos”, dice a SINC Noubary.

[Img #9263]
Momento en el que Bolt cruza la meta en los juegos de Londres. (Imagen: Efe)
Pero su investigación no evalúa los límites fisiológicos del cuerpo humano. En cambio, Mark W. Denny, investigador de la Universidad de Stanford (EE UU), asegura que se podría predecir la velocidad máxima si se tuvieran en cuenta la fisiología y la mecánica de la locomoción. El científico estadounidense publicó en 2008 un trabajo sobre los límites en galgos, caballos y humanos: “La locomoción de las piernas es un proceso muy complicado”, escribe al principio de su trabajo. Más adelante se refiere al velocista jamaicano y califica sus marcas como “pequeñas mejoras sobre récords anteriores en 100 metros y 200 metros lisos”. 

A día de hoy, la mejora de la forma física es más decisiva en unas pruebas que en otras. En el caso del atletismo, el aumento del rendimiento deportivo depende más del equipamiento –como las zapatillas– y la biomecánica de la persona. “La amplitud y la frecuencia de las zancadas tienen que ir muy unidas”, aclara a SINC Joan Antoni Prat, profesor de INEFC en Lleida, y uno de los creadores del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat, en la provincia de Barcelona.

El límite del ser humano existe y está representado por las propias estructuras fisiológicas, dice Piero Galilea, médico del CAR. “Lo difícil es saber dónde está”, añade.

Las fronteras físicas de Usain Bolt son 1,95 metros de altura y 94 kilos de peso. “Aunque tenga que movilizar mucha masa, las piernas largas son una ventaja biomecánica por el efecto de palanca”, aclara el doctor Joan Ramon Barbany, profesor de fisiología del ejercicio de la Universidad de Barcelona (UB).

El matemático Noubary coincide: “Usain Bolt es el ejemplo perfecto que combina las ventajas mecánicas de un hombre alto con las fibras de contracción rápida de un hombre pequeño”. Aparte de la forma física, los expertos señalan que hay otros parámetros que también influyen en las competiciones deportivas, como la dotación genética del atleta.

Los últimos resultados del mapa genético sobre la salud y el rendimiento humanos, publicado en la revista Medicine and Science in sports and exercise en 2009, reunieron 239 variabilidades genéticas relacionadas con la excelencia deportiva, 52 más que en el informe anterior. Algunas de estas expresiones incluyen fenotipos relacionados con la presión sanguínea, la morfología del corazón, y el metabolismo de la insulina y la glucosa. 

Los 35 laboratorios acreditados por la Agencia Mundial Antidopaje investigan desde hace años cómo detectar el dopaje genético. Desde los juegos olímpicos de Atenas 2004, el Comité Olímpico Internacional (COI) guarda las muestras de los deportistas durante ocho años por si durante ese tiempo se ha desarrollado alguna técnica que permita detectar sustancias que no se pudieron identificar en su momento.

“Un récord mundial se observa con lupa en una competición internacional”, remarca Jordi Segura, director del Laboratorio de Control Antidopaje del Instituto de Investigación Hospital del Mar (IMIM), y miembro de la comisión médica del COI. Admite a SINC que se siente más justiciero que policía: “Nuestro espíritu no es perseguir al que se dopa, sino garantizar que el que no se dope puede competir con igualdad de oportunidades”.

Uno de cada dos deportistas pasa un control antidoping durante unos juegos olímpicos. Todos los medallistas y los cinco primeros deportistas de la clasificación no se salvan de pasar este tipo de pruebas. Días después de la carrera, el COI descalificó al velocista Ben Johnson después de ganar los 100 metros lisos en los juegos olímpicos de Seúl 1988. 

“Todos vimos cómo Ben Johnson se giró con aparente superioridad antes de cruzar la línea de meta para mirar a Carl Lewis –recuerda Segura–. Tanto la victoria como el positivo tuvieron un impacto mundial, y a partir de entonces el dopaje pasó a ser conocido por la opinión pública”.

Segura acepta que las federaciones de ciclismo y de atletismo son las que hacen más controles ya que “en los deportes individuales la ventaja que puede alcanzarse con el dopaje es más definitiva para alcanzar el triunfo que en un deporte colectivo”.

Además de los seres humanos, correr es una estrategia evolutiva que practican más animales. “Los galgos y los caballos de pura raza son fruto de una presión selectiva muy fuerte”, cuenta Denny en su análisis comparativo de estos mamíferos con los humanos.

Galilea añade al cóctel del éxito la agresividad para rendir al máximo. Lo ejemplifica con la carrera deportiva del ciclista Lance Amstrong, de quien dice era un “controlador absoluto del pelotón”, donde nadie se podía mover sin su permiso. “En situaciones de emergencia, las personas responden de una forma imprevisible e incontrolable porque están presionadas por el factor psicológico de la oportunidad del momento”.

Prat explica que en el mundo del deporte se habla del “estado de gracia”, como en flamenco se habla de ‘duende’ y de ‘flow’ en el hip hop. El caso es que en muchas ocasiones, los récords mundiales no se baten en unos juegos olímpicos porque es muy difícil conseguir el máximo rendimiento a todos los niveles para el día de la competición. “Somos de una complejidad tan grande, que nadie conoce los límites del ser humano”, dice Prat.

Algún día se acabarán los récords mundiales, coinciden todos. Pero en los principios fundamentales del olimpismo no entra batirlos. En la carta olímpica se exalta “una filosofía de vida, que combina en un conjunto armónico las cualidades del cuerpo, la voluntad y el espíritu”. Quién sabe si a Usain Bolt también le dijeron de pequeño que lo importante no era ser el primero, sino participar. 


* Fuente: SINC