viernes, 19 de octubre de 2012

La cultura rigida del Number ONE


Una cosa que pude ver en las ultimas olimpiadas, Londres 2012, de manera mas clara o reflexiva, como los países que ganaron mas medallas solo se dedicaban a destacar, hablar o entrevistar a los ganadores de medalla de oro.

A los demás ganadores de medalla de plata, bronce o cuartos lugares , eran prácticamente ignorados o brevemente mencionados en los cuadros estadísticos o de obtención de medallas.


Es cierto que se debe destacar y dar el mayor premio (medalla de oro) a los primeros lugares; pero también debemos destacar a todos los atletas, en general, que participaron en estas olimpiadas y que ocuparon lugares importantes a nivel mundial.
Por ejemplo, en mi caso, seria recomendable considerar a los 10 primeros lugares, en su especialidad, en el mundo.
También seria interesante ver, públicamente,  los detalles que ocurren para lograr ocupar dichos lugares privilegiados a nivel mundial.

Creo que es injusto el trato que se les da a los que ocupan los lugares inmediatos al primer lugar.

Esto me hace ver que en nuestro mundo actual solo importa ganar, al parecer, para mucha gente. Lo demás no le dan importancia; a pesar de que la inmensa mayoría de atletas que llegan a las olimpiadas son deportistas de élite y muy destacados , a nivel mundial, en la generación o tiempo que les toca vivir.
Si reflexionamos un poco sabemos que si solo consideramos a los “números uno” (“Number one”); entonces estamos despreciando el enorme esfuerzo que realizan los demás atletas los cuales, a veces, por diversas razones validas, no pueden lograr los primeros lugares y en los demás casos, sirven para realzar el espectáculo deportivo y olímpico que vive el mundo cada 4 anos

Por otro lado, todos sabemos que el tiempo es inflexible con todos los humanos. De esta manera los atletas invencibles hoy, serán vencidos mañana por otros atletas mas jóvenes. Eso es algo inexorable; aunque, quizás quede el recuerdo de alguna marca mundial u olímpica muy difícil de superar; pero el mismo recuerdo de muchos de ellos solo quedara en la mente de algunos periodistas deportivos profesionales, familiares, amigos o en los archivos de libros o revistas especializadas que pocas personas leen o revisan.



Finalmente, creo Yo, que esta actitud, casi generalizada a nivel mundial, de alabar al “Number one” y despreciar a los siguientes deportistas nos lleva a una actitud egoísta o que puede conducir a ver la vida como algo bueno o normal despreciar a los que no ganan el primer lugar. incluso incrementa la falta de solidaridad o fría indiferencia que existe en nuestro mundo actual ante problemas graves que pasan muchos seres humanos en nuestro mundo actual.
Ademas, rompe con la esencia del deporte que debe ser una competición limpia, sin trampas. No como ocurre actualmente con algunos deportistas, equipos o sus entrenadores que quieren ganar el primer lugar, sin importar la ética, moral u honestidad deportiva.

Creo que el buen deportista debe hacer todo lo posible por ganar , incluyendo rigurosos entrenamientos y seguir las mejores recomendaciones técnicas modernas; pero si No consigue ganar por lo menos le debe quedar el gran honor de haber competido en una olimpiada y haber hecho lo humanamente posible por ganar. Y para quien gana tener la grandeza de la humildad al expresarse de sus rivales y tratar de dejar un buen ejemplo deportivo para las generaciones de futuros atletas que le seguirán.

Hasta siempre.
Carlos Tigre sin Tiempo (CTsT)

No hay comentarios:

Publicar un comentario