jueves, 11 de octubre de 2012

“Un infame embustero y un acosador”


Toda la prensa mundial, y no solo la deportiva, se ha volcado en las últimas horas con las revelaciones de la agencia antidopaje de EE UU, que ha enviado más de mil páginas de testimonios de sus excompañeros a la UCI para demostrar las trampas que usó el ciclista Lance Armstrong para ganar siete Tours de Francia consecutivos.

The New York Times

El periódico neoyorquino abría esta madrugada (hora española) tanto la edición global como la nacional de su web con la historia del texano. Un relato centrado en el dopaje, pero también en la maquiavélica personalidad del ciclista, a quien define como la ”“figura central del círculo de dopaje”. “Durante todo este tiempo, Armstrong fue un héroe sobre dos ruedas, un superviviente de cáncer y posiblemente el ciclista que más dominó el pelotón de la historia. Pero las pruebas lo retratan como un infame embustero, un mentiroso desafiante y un acosador que empujaba a otros a hacer trampas para alcanzar él el éxito”.

BBC

El web de la televisión pública británica, como muchos otros medios,destaca una de las frases concluyentes del informe: que el equipo de Armstrong llevó a cabo “el programa de dopaje más sofisticado, profesionalizado y exitoso” de la historia del deporte. Y menciona además otras palabras demoledoras: que el ciclista texano era “un tramposo en serie”.
La cadena televisiva estadounidense también llevaba esta madrugada, hora española, el asunto de Armstrong como historia más destacada en la versión internacional de su web. Según su relato, las pruebas que involucran al equipo US Postal, para el que corría el texano, incluyen “pruebas documentales directas, incluidos los pagos financieros, correos electrónicos, datos científicos y resultados de pruebas de laboratorios que demuestran, aún más, el uso, posesión, y distribución de sustancias dopantes”. La página incluye una fotogalería sobre la carrera del ciclista, que arrancó y concluyó como triatleta, y las declaraciones de su abogado Tim Herman, que rechaza el informe por “parcial” y por formar parte de una “caza de brujas”.
ESPN
La cadena de cable norteamericana asegura que la palabra “presunto” ha desaparecido para Lance Armstrong y se refiere a las “evidencias científicas” que ha dado la agencia de dopaje sobre el caso pero se pregunta, sobre todo, por la actitud del ciclista, que no ha querido cuestionar los resultados de la investigación ni defender su legado como mejor corredor de la historia. ESPN cree que esta decisión ilustra la gravedad de las conclusiones. Asimismo, explica que este sistema de dopaje tan avanzado era conocido por todo el equipo de Armstrong, el US Postal, y toda la red de colaboradores. La noticia incluye un audio de los portavoces del US Postal sobre las evidencias reflejadas por la agencia de dopaje.

The Guardian

El diario británico, como The New York Times, además de comentar las pruebas de dopaje que se incluyen en el informe pone énfasis en el retrato psicológico que de él se deriva. Las más de 1.000 páginas muestran al “antiguo héroe ciclista, icono nacional de Estados Unidos y campeón de la lucha contra el cáncer” como “un matón que coaccionó a sus compañeros en el uso de drogas y un embustero que pagó cientos de miles de dólares en programas de dopaje”.

Le Monde

La web del diario francés también abría con la historia del ciclista texano. Armstrong consiguió los triunfos más destacados de su carrera en su suelo galo, cuando conquistó siete Tours de Francia. Le Monde destaca las palabras Travis Tygart, director de la agencia estadounidense antidopaje (USADA) sobre la “ley del silencio” que imperaba en el equipo del texano y que se ha roto con la declaración de sus compañeros. “Hizo falta un enorme coraje por parte de los corredores del US Postal y de otros para presentarse y decir la verdad. Pero los corredores lo han hecho por el bien de su deporte y por los jóvenes ciclistas que esperan lograr sus sueños sin recurrir a productos dopantes”.

L'Equipe

El diario deportivo francés lleva a su primera digital un titular contundente: “Así cayó Armstrong”. Y bajo una gran foto de Travis Tygart (el hombre que “derribó” al ciclista) cuenta: “Las pruebas presentadas en el informe de la USADA también incluyen extractos bancarios y contables de una empresa suiza controlada por el doctor Ferrari y que demuestran pagos por valor de más de un millón de dólares. También se suministran correos electrónicos intercambiados por Michele Ferrari, su hijo y Armstrong en una época en la cual el corredor estadounidense siempre ha negado haber tenido relación alguna con el médico italiano”.

Al Yazira

La web de la televisión del mundo árabe, como otros muchos medios, lleva a un lugar destacado las declaraciones del ciclista George Hincapié, el único que acompañó al texano en sus siete Tours. “Debido a mi amor al deporte, a las contribuciones que he hecho al mismo y lo que el ciclismo me ha dado, es extremadamente difícil reconocer hoy que durante parte de mi carrera usé sustancias prohibidas”.
******************************************************************************************************************************

La credibilidad perdida

Solo el 10% de sus compatriotas cree en la inocencia de Lance Armstrong, que se parapeta tras su fundación contra el cáncer, a salvo del efecto del informe de la USADA

 Washington 11 OCT 2012 

Armstrong firma un autógrafo a una niña enferma en 2007. / CORDON PRESS
El informe con las pruebas sobre el “sofisticado programa de dopaje” del equipo US Postal que el miércoles envío la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) a la Unión Ciclista Internacional (UCI), ha dinamitado la credibilidad deportiva de Lance Armstrong, pero el ciclista continúa empeñado en mantener intacta su vitola de mito. Sus representantes legales calificaron ayer en un comunicado la investigación de la USADA y las acusaciones de sus excompañeros de equipo de “juego sucio”. El propio Armstrong tuiteaba lo siguiente ese mismo día: “¿Qué voy a hacer esta noche? Estar con mi familia, nada preocupado, y pensando en el 15 aniversario de Livestrong”.
Las alusiones a la fundación contra el cáncer que el ciclista constituyó en 1997 se han convertido en los últimos meses en un parapeto al que el heptacampeón del Tour ha recurrido cada vez que se le inquiría sobre la investigación que la USADA inició a principios de junio. Este mismo fin de semana, tras completar una prueba de triatlón en Maryland, el ciclista hizo hincapié en su batalla contra el cáncer y su fundación, limitándose a responder con un lacónico: “Es su problema, no el mío”, cuando fue preguntado a cerca de sus cargos por dopaje.
Pese a todo, en septiembre aumentaron los donativos a su fundación Livestrong
Armstrong está resuelto a que nadie olvide que sigue siendo un héroe, si no del deporte, sí de la lucha contra el cáncer, coinciden estos días los analistas deportivos en Estados Unidos, y por ello trata ahora más que nunca de vincular su imagen a la de su fundación, cuyo éxito y crecimiento han ido intrínsecamente ligados a los logros deportivos de su creador. Muchos vaticinaron que el escándalo de dopaje del ciclista provocado por la USADA acabaría salpicando a Livestrong, pero, según datos publicados por ESPN, la fundación ha incrementado en un 2,1% las donaciones recibidas, alcanzando en septiembre —el mes inmediatamente posterior a que se anunciara la más que posible pérdida de sus títulos — la cifra de 33,8 millones de dólares. Los ingresos por mercadotecnia asociada a la entidad —entre ellos la famosa pulsera amarilla— también han aumentado. Según su página web, desde el 1 de septiembre se han recibido 5.000 peticiones de productos, más del doble de la media mensual.
Los éxitos deportivos de Armstrong siempre fueron entendidos por la sociedad estadounidense como una extensión de su batalla contra el cáncer. Políticos, como el expresidente George W. Bush, de quien llegó a ser asesor, o las grandes firmas que lo patrocinaban, lo presentaban como ejemplo de tesón y lucha contra la adversidad. Hoy, sin embargo, varios miembros del Capitolio están cuestionando los acuerdos de la fundación con la cámara baja y denuncian presiones al congresista José Serrano para obtener fondos. El informe de la USADA ha puesto en peligro un contrato millonario entre la entidad del ciclista y la World Triathlon Coporation, a cambio de su participación en varias de sus pruebas. Nike, por ahora, mantiene los acuerdos con Livestrong.
Los seguidores de Armstrong también parecen molestos con su estrategia de ampararse tras el escudo de su fundación. En los blogs y foros de ciclismo de páginas webs deportivas como ESPN o Sport Illustrated, muchos internautas le exigen que “deje de usar el cáncer para protegerse y que salga al paso ante quienes le tachan de mentiroso”. Otros, sin embargo, acusan al Gobierno de derrochar el dinero investigando a sus propios atletas y piden que se mantengan vigentes todos los títulos que el ciclista acaparó a lo largo de su vida deportiva, entre ellos siete Tours de Francia. Las sombras de dopaje y el proceso iniciado por la USADA han hecho mella en la admiración de sus compatriotas hacia el que fuera líder del US Postal. Según una encuesta publicada por Q Scores, que se encarga de analizar la simpatía que suscitan los deportistas, los que detestan a Armstrong (29%) casi triplican en número de quienes confían en su inocencia (10%).
Las consecuencias del informe de la USADA sobre las prácticas antideportivas de Armstrong han enterrado su carrera ciclista y pueden perjudicar su renovada apuesta por el triatlón. El texano tiene prohibido participar en las competiciones de esa disciplina organizadas por el Comité Olímpico, como el Triatlón de EE UU y muchos triatletas no se sienten cómodos con su presencia en las pruebas porque temen que el público asocie ese deporte con el dopaje. Los organizadores del Maratón de Chicago también han vetado al heptacampeón del Tour.

No hay comentarios:

Publicar un comentario